Comprender la defensa Siciliana

La importancia de la casilla d5

Comprender la defensa Siciliana


Para entender la importancia de la casa d5 en la defensa Siciliana, recordamos que la estrategia inicial de Bianco es utilizar el mayor espacio disponible y la ventaja de desarrollo para organizar un ataque inmediato e intentar ganar la partida en el medio juego.  El Negro se defiende generalmente de una manera activa organizando su controjuego.


Supongamos que el Blanco ha conseguido controlar completamente la casilla d5, ocupándola permanentemente con una su propia pieza ligera (p. ej. un Caballo como en el diagrama).  La pieza en d5 y el peón en d6 determinarán un bloque central, alrededor del cual se desarrollará el ataque del Blanco y el controjuego del Negro.



En una partida de ataque y contraataque con el centro bloqueado, la posibilidad de maniobrar fácilmente y poder mover rápidamente sus piezas de un lado al otro del tablero de ajedrez, es fundamental para la buena finalización de su ataque y la habilidad contextual para detener el contraataque del oponente.   El bloque representado por la pieza en d5 y el peón en d6 deja cuatro filas al Blanco para sus propias maniobras y sólo dos filas al Negro.  De ahí la clara superioridad de espacio y maniobra del Blanco que debería traducirse en el éxito de su ataque.

Por lo tanto, el Negro debe enfrentarse al Blanco en la lucha por la casilla d5 y en cualquier caso debe impedirle absolutamente que lo ocupe permanentemente.  El Negro también debe considerar maniobras para liberar una vez por todas la presión del Blanco sobre esta casilla.   Esto se consigue cuando el Negro puede preparar el empuje del peón en d5 y realizarlo sin pagar consecuencias.   En este caso el Negro, habiendo eliminado la ventaja de espacio del Blanco, logra al menos la paridad y puede incluso obtener las mejores perspectivas si logra mantener la mejor estructura de peones.




000webhost logo